Pero si no hay ni vapor


El espejo enamorado de sus bucles de fuego, la veía con pasión cada mañana, contemplaba con detalle cada movimiento de su piel desnuda, mientras ella peinaba sus cabellos con delicadeza, pero sin ningún pudor frente a su espejo suculento.
Siempre terminaba empañado.

Anuncios

2 comentarios en “Pero si no hay ni vapor

Los comentarios están cerrados.