Qué lindo es el amor, por la Sirena Vampy


– Realmente tu voz es preciosa. Es un canto celestial.
Y mientras le decía eso, aprovechaba de acariciar sus pechos.
Ella le dejaba hacer y deshacer, total lo que le interesaba era su corazón, para ser más específico, la sangre que bombeaba.
Sólo un poco más.

Anuncios