No llores más, el recreo por fin terminó


De regreso a casa Juan iba silbando una alegre melodía.
De súbito un pavor demencial se instaló en su mente por aquellos rincones oscuros.
Interrumpió su silbido y una a una se fueron apagando las luminarias.
Silbó una vez más y salvó el último farol.
Pero empezó a llorar.

Anuncios

10 comentarios en “No llores más, el recreo por fin terminó

Los comentarios están cerrados.