Mnemósine 


Tú Mnemósine,

por qué me abandonas?

Y aún así me regalas tus migajas?

Si no fuera por tus bellas hijas qué sería de mí?

Gracias te doy por no borrar mis oídos, llévate todo lo demás.

Porque a ellas, les agradezco todas las voluptuosidades de mi embriaguez.

Anuncios