Nunca solo


El poeta ermitaño nunca solo está, siempre nueve musas le acompañan y aunque ellas no hablan, musitan los recuerdos que él necesita y Mnemósine le ha negado.

Anuncios