Soneto bedesmero


A tí sumisa te espero en el potro

Dispuesta a encontrar tu propio sentido

Entre cada uno de aquellos latidos

Y apegos febriles en nosotros.

Ya no voy ni soy cómo ningún otro

Ni tampoco tu te has así corrido

Ni nada de ese mundo arrepentido

Juntos seremos un nuevo vosotros.

Corre, corre, pero no, no te alejes

Que la espiral regia juntos nos llama

Y ese potro quiere más candela.

Si resistes al dolor no me dejes

Porque todo es una terrible flama

Que nos viste con su perversa tela.

Anuncios