Ánimus


Jovanka soñó que la muerte vendría por ella, pero no sabía quién sería.

Al tercer día, volvió a soñar, pero esta vez llegó un joven apuesto a pedirle alojamiento en su hostería y luego de llegar a un acuerdo en el precio, le pidió algo de beber.

Así los minutos se convirtieron en horas y terminaron pasando la noche juntos.

Por más que ella trató de averiguar quién era él, sólo tuvo la respuesta de trabajar en los campos de la Tierra como un segador más, pero sus manos se veían demasiado bien cuidadas para semejante trabajo.

Sin dudar ni por un segundo, la joven mujer sacó su baraja de Tarot y le pidió al hombre que robara una carta, y éste se sorprendió cuando al darla vuelta vio su propia figura en ella.

Cayó así el velo de los ojos de Jovanka quién al instante se murió.

Anuncios

2 comentarios en “Ánimus

Los comentarios están cerrados.