Un Fantasma en el Sol


Al comienzo pensaron que se trataba de una mancha solar, pero su movimiento errático y a la vez permanente, junto con un aparente aumento de tamaño, provocó inevitablemente el pánico en la población mundial.

¿Qué demonios era eso que parecía orbitar al Sol? ¿Cómo podía tener el movimiento de una polilla? ¿Cuál era su tamaño real para ser visible?

La prensa amarillista lo tildó de “el fantasma solar”, y aunque a la comunidad científica le pareció inapropiado este término no tuvieron más que plegarse a su uso ya masificado en cuestión de unos pocos minutos.

Los gobiernos pusieron en desarrollo la operación “Ghostbusters” para tratar de determinar qué era eso.  Redirigieron cuidadosamente los telescopios para ver sin mirar, algo así como ver por el rabillo del ojo, y otros trucos para poder enforcar en forma directa.

Pasaron unos días hasta que el clamor de los pasillos llegó a TODOS.

Se trataba de algún tipo de TECNOLIGIA ALIENIGENA que estaba absorbiendo la energía del Sol, para su propio fin. Su efecto ya comenzaba a ser percibible en la Tierra, y luego de unos cálculos se determinó que sería catastrófico en cuestión de unos pocos meses.

La Humanidad pidió destruir eso con misiles, pero se hacía imposible determinar una órbita y calcular una trayectoria desde la Tierra.

Así que luego de unos meses de incertidumbre y ante el horror de la degradación de la fotosíntesis de las plantas y una emergente era del hielo, se nombró a una misión suicida de índole internacional para viajar en un destructor espacial y sacrificarse por la humanidad. Se les llamó los “Húsares de la Muerte“.

La misión se acercó a distancia del lanzamiento de misiles cuando un tercio de la población mundial ya había muerto por el frío extremo.

Anteriormente, ya habían intentado hacer contacto con los “alienígenas” pero ninguna respuesta se había logrado desde el inicio de este incidente, así que a nadie se le ocurrió volver a insistir y simplemente lanzaron los misiles.

Como era de suponer para una super raza con tal tecnología, el feroz armamento terrestre no logró su objetivo y simplemente cayó en el Sol.

Los “Húsares de la Muerte“, pocos minutos antes de ser aniquilados, pudieron observar las apariciones de miniportales a otro mundo por el cual se enviaban y recibían unos cubos. La nave alienígena simplemente los fulminó y luego se desvaneció tal y como había aparecido.

La Humanidad celebró el hecho como un triunfo y los siete tripulantes se convirtieron en héroes hasta que los telescopios enfocaron lo que parecía un “letrero” del tamaño de Venus que orbitaba al Sol.  Estaba escrito en varios idiomas y decía: “Volveremos. Ahora este es nuestro Sol. Y si nos vuelven a molestar, los aniquilaremos.  Búsquense otro sistema solar que no nos interese.

Los científicos no fueron capaces de entregar este mensaje, sólo dijeron que era un resto de la nave que habían destruido los héroes.

Pero los alienígenas volvieron y así comenzó la primera era del hielo que destruyó todo vestigio de nuestra primera humanidad pre-Atlante-Lemuriana… y luego se retiraron… pero hoy ya se cumple el tiempo de su regreso…

Anuncios