Soneto de la Luz


Porque de la Luz vinimos al Mundo,
para superar nuestros propios miedos,
tocando las otras almas a dedos
como si fuéramos un vagabundo.

Todos somos uno así de rotundo,
aunque por fuera se vean los enredos
de un compartir agitado por credos,
los que se perderán en un segundo.

La Ley de Murphy así desaparece
por toda la fe de nuestras plegarias
bellas y noblemente meditadas.

Toda la nueva vida ya florece,
entre generaciones ordinarias
que al fin serán personas liberadas.

Anuncios