Cura Late


Primero fueron los “Paco Late” en Chile, pero luego vio el Vaticano que era buena idea y se asoció también con Starbucks aprovechando así su franquicia mundial.

Ahora si vas a un punto de venta de Starbucks podrás ver que en una mesita se encuentra un cura esperado para confesarte en la modalidad “cura late“.

Esto funciona así, pides tu café, el que quieras, y luego le indicas al vendedor cuántos pecados vas a confesar y de que tipo son, y finalmente pagas todos junto con tu tarjeta Starbucks, luego vas con tu café donde el Cura que te dice qué rezar y cuántos rezos son y te bendice.

Así, rápido, sencillo, y lo bueno es que ahora acumulas unas estrellitas celestiales en tu tarjeta Starbucks, que por cada diez te dan una confesión de pecado capital (que son los más caros) gratis.  Eso de que los pecados capitales son imperdonables era antiguamente, ahora gracias a Starbucks todo tiene un precio.

Anuncios