A Dios le debo


Le debo mis ojos, esos que ven de día y en mis noches de insonmio.

Le debo un ojo defectuoso que a pesar de ello aún me apoya en mis lecturas.

Le debo un hígado que a pesar de todo aún hace su trabajo.

Le debo una hernia operada y otra por operar, pero gracias a todo aún me dejan bailar.

Le debo mis oídos que aunque escuchan menos aún escuchan su tic tac… el de ella, sobre ella o cuando estoy a su lado.

Pero por sobre todo le debo un corazón grande y lento, que sólo te sabe amar.

Anuncios

2 comentarios en “A Dios le debo

Los comentarios están cerrados.