Los buenos hábitos no hacen al monje de los cafés con piernas


Algo así como que tomó la barra de jabón, después del café de la tarde, y la masticó hasta embadurnar todos sus dientes, luego con una lima restregó todos los costados dentales e interdentales, para enjuagarse la boca con cloro diluido al 90%, y listo para otra ronda.

Anuncios