Río de Estrellas


Anoche sembré un río de estrellas perladas en las lomas de tu espalda y su desembocadura.

La misma Vía Láctea te celó desde su altura, porque los ángeles boquiabiertos y bocones no paraban de loar tu hermosura.

Tú, tus montes y piernas infinitas que se perdieron entre sábanas egoístas, son la causa de tántos delirios.

Esta fiebre tendrá alguna cura o sólo he de esperar a mi pijama de madera?

Qué dicen tus besos?

Anuncios