Noir Bunny


Un huevo negro?

El niño no se lo cuestionó, un huevo de pascua no se desprecia, aunque se vea así de raro.

Sin pensarlo más, lo abrió, qué maravilla. Era de chocolate blanco, pero que buen gusto y estilo ha de tener ese conejo.

Un, dos, tres! El niño se lo comió y poco a poco se empezó a achicar.

Se acordó de las historias de Alicia, con la diferencia que el conejo que se le acercó era todo negro, era sin duda Noir Bunny.

  • Bien muchacho, dejarás este mundo, pronto no podrás respirar, serás más pequeño que un átomo.
  • No!!! Por qué?
  • Por equilibrio, la magia requiere de un sacrificio.
  • No entiendo.
  • El famoso Conejo de Pascua no puede hacer lo que hace sin digamos una ofrenda… Mientras tú te encojes él puede materializar miles de huevos de pascua.
  • No! Él no haría eso!
  • No, claro que no, por eso lo hago yo.
Anuncios