Trululú


Tú, distópica princesa de primaveras obscenas y pensamientos impúdicos, que bajo tu Hábito negro llevas un erótico látex más brillante, Trululú.

Por qué me sueñas?

Por qué en mi arrebatadas madrugadas no estoy en mi cama?

Por qué mi alma está en tus sueños, en tus montes y tus llanos?

Por un obelisco, a las 5 de la mañana, no me olvido de mi mismo, pero Trululú por Dios Trululú!

Sí mis ríos fueran eternos como tus piernas, si mis manos fueran firmes como tus cabellos, pero solo soy polvo de tus sueños, por qué me sueñas, si no nos conocemos?

Yo, El Capitán Calzoncillos, resolveré este misterio, Tralalaaa!

Anuncios