La unicidad irreemplazable


Porque eres único, eres irrepetible, irreemplazable , y tu pérdida es la devastación total, el primer apocalipsis, el dolor innombrable, no deseado, el laberinto final.

Nada hay más profundo, más oscurro, ni más terrible, ni más verdadero.

Ese dolor desgarra la tela del tiempo, vuelve plasma las arenas de espacio y lo succiona todo, no deja mi carne, no deja mis huesos y ni hablar de mi alma, nada puede escapar al dolor que es para siempre.

Anuncios