Somos tierra de hojas


Entre gallos y medianoche, pasó un segundo y nada más.

Luego de 100 años de soledad, no quedan ni los huesos, solo un primitivo jardín.

Tierra de hojas es lo que somos, es lo que seremos.

Algún día, unas florecitas dulces les dirán al mundo que alguna vez hollamos la tierra con nuestro caminar.

Anuncios