Caminante no hay camino


Está oscuro, tan oscuro que los ojos cerrados son más luminosos, seguro que te habrás dado cuenta que si los aprietas ves unos pequeños relámpagos, y por eso te digo que son más luminosos.

Creo que mejor nos ponemos de rodillas, porque ya no toco el camino y no sé si estamos frente a un precipicio o un escalón muy alto.

Yo te puedo ayudar a bajar por ahí, pero tengo la impresión de que no hay más camino y que éste se deshace al andar.

Anuncios