Mujer imaginaria


Tú, mujer imaginaria, haz hecho de mi vida real una vida compleja, con tus besos imaginarios bien acompañados de caricias imaginarias en una cama en solitario.

Mujer imaginaria, qué pretendes de mis complejos? No te basta sólo sucubizarme de forma imaginaria? Tus orgasmos imaginarios que no tienen fin, tampoco tienen piedad de mi.

Cada día soy menos real y más complejo, es que así es la vejez exponencial, todo un mundo de variables complejas y tú eres mi fasor hacia la locura, mi bendita locura poética, cuánto asombro nos espera.

Quién lo diría, si tus manos no son tan frías ni tibias, sólo imaginarias, que en estas horas de tormento serías la razón de mi vida.

Mujer imaginaria, espérame, que te ofreceré un paraíso complejo, con ángeles imaginarios, dichas reales y pecados irracionales. Alejaré de ti a cuanto demonio negativo encuentre y te haré trascendente ante mi muerte.

Anuncios