Vuelos clandestinos


Cómo olvidar esos aplausos anónimos de nuestros aterrizajes forzosos?

Cómo podrían olvidar mis manos tus piernas incomensurables, dónde cada recorrido era primera vez?

Cómo olvidar tus alucinaciones, si me es imposible olvidar como me hacías alucinar?

Imposible es una pobre palabra al lado de todo lo que perdí, un hada mágica que como un arcoiris se fugó hacia el oriente.

Anuncios