El Monstruo sigue ahí


No hay perdón, no existe el olvido, mientras ese monstruo continúe ahí.

Si no lo ves, eso es porque se esconde.

No se esconde por miedo, no, eso no, él se esconde porque es maligno.

No se esconde de la luz, no, eso no, él se esconde porque es perverso.

Gruñirá, blasfemará y atacará cuando le de la gana, cuando menos lo espere, cuando no te lo imagines.

Corre, pero no hay dónde ir…

Anuncios