El Pincheira


Ahí estaba él, un verano más pavonéandose con su sunga que parecía que en cualquier momento…

Él se reía de las miradas indiscretas, de todas esas incrédulas, pues sabía perfectamente que no necesitaba Viagra, sino Vudú.

Carpe díem.

Anuncios