Otra noche más en el cementerio


El marfil de tus osamentas, que ilumina todo, como claro de Luna en mis noches más oscuras; fulgor que lo es todo en eclipses cotidianos.
Grito de silencio desesperado, que exhala de tus mudas cavidades.
No más lápidas separadas y volvamos el polvo al polvo.

Anuncios