Para hacer bien el amor


Oda al mago de las bragas que lo hizo otra vez, con un solo chasquido esos delicados pañuelos se desvanecieron en un sueño.
Todos aplaudieron y algunas sonrojadas rieron.
Otras, las más osadas, le hicieron una canción, la canción del sur.

Anuncios