Los Protestantes de Hoy no son como los de Antes


Por culpa de los protestantes se acabaron los estudiantes, y no es cuestión de religión ni de “volver al futuro” en los ochenta.
Por culpa de los protestantes, los doce juegos ni se juegan.
Por culpa de los protestantes hay un límite que rompe los sueños.

Anuncios