Y esas ligas que matan al cruzar por el iris


Oh Marquesa de la Casona de Curacaví, qué blancas son tus piernas y encajes, y qué café más sabroso, bajo un cielo rojo, fuego intenso de momentos inolvidables.
Ya nos volveremos a contar esas historias que tanto os gustan.

Anuncios