Nos veremos en un país olvidado


Y allí en el pueblo del olvido nos reencontraremos.

No nos reconoceremos.

Simplemente nos olvidaremos.

Si por casualidad bebemos juntos, nos ignoraremos.

Si por el azar almorzamos juntos, haremos como que no nos vemos.

Y si por alguna mañana nos vemos, nuestras pulilas serán el olvido mismo, el desierto más seco, la noche sin entrellas y los labios más testarudos; así de mudo es este olvido.

Anuncios