Confesiones inconfesables de BDSMan


A 20 años de la muerte de su Ama Hatshepsut, BDSMan se confiesa en su cuadernillo.

Volver a este pueblo me ha traído demasiados recuerdos reprimidos, que por lo mismo pensaba superados.

Recorriendo estas calles modificadas, volví a ver tu casa, aquella en la que nos conocimos y tú me enseñaste lo que podía ser.

En mi última década, quise dejar todo atrás y me inicié en la práctica del budismo zen, pero en una meditación profunda, el mes pasado, sucedió lo inimaginable, regresé al subspace, no tenía precedentes de que esto era posible, pero eso me hizo cerrar el círculo y por eso estoy aquí.

Necesitaba estos recuerdos inconfesables, mientras tus padres iban a misa. Tú sólo me mostrase mi auténtica naturaleza perversa, aunque en inglés suena más divertida, kinky, cómo si eso fuera algo menos conflictivo.

Bueno, he reresado porque quería reencontrarme con nosotros, en este recuerdo, en lo que fuera nuestra primera vez, para decirte que te sigo amando y que ya no seguiré luchando contra lo que soy, BDSMan ha vuelto sin dudas, mis marcas están bajo mi piel y son todas de nacimiento bedesmero.

Anuncios