Experiencia Senil


Cuando el Conde Bloodimir aún vivía se levantó al alba y regresó al rato después mascullando lo fuerte que estaba el sol ese día. Krak lo miró y pensó: “a todos nos llegará algún día”.

La verdad tras la habitación en Roma


Esa noche cuando llegó Mia, Krak no se pudo aguantar y le preguntó si era cierto todo lo que le contó Bloodimir. – Casi, omitió algunas partes. A medida que Mia ahondaba en el relato, Krak movía sus tentáculos en forma nerviosas, pegaba y despegaba sus chupones, se hacía nudos y soltaba gotas de tinta.…