Grimorio carnoso


El casto monje loco por fín terminó de tatuar todo el grimorio sobre la piel de la docella, pura y virginal como una paloma en un nuevo amanecer. Para concluir su obra faústica era necesario conocerla y así acometió su ruin trabajo, el que concluyó con felicidad al tiempo que terminaba de recitar entre las…

Exploraciones digitales y analógicas


Ya sabes, ya lo sabes, mis dedos son los grandes exploradores de tu cuerpo, tanto es así que bien podríamos decir que conocen hasta tu alma. Y qué decir de esas noches bajo las estrellas de tus sábanas, donde casi perdidos, encontraron su refugio entre tus encantos, rinconcillos perfectos para descansar y merendar. Ah, pero…

El cenobita ilustrado


La monja ninfómana consiguió una cruz de negra de Lemarchand, con la clara intención de consumar su herejía. La herética de los paroximos y sus giros, terminó por abrir el oscuro portal y Mini Pinhead ingresó. Al fin maldito demonio, ven a tu trono y ejerce tu despótico reinado. Frente a las piernas abiertas de…

Las Músares de la Suerte


Ante la apatía, la ignorancia y la “huequedad” (del castellano hueco, sinónimo de vacío, condición de falta de inspiración), las musas formaron un nuevo gremio llamado LAS MÚSARES DE LA SUERTE. Así, sin más, al ver a un pobre mortal, lanzan una moneda al cielo y si al caer sale sello ya está. La musa…

A sólo un latido


Mi corazón roto sigue latiendo Aunque su prima herida fue tan sólo un razguño, Que lentamente crece cuando gruño Al ver que me sigo mientiendo Porque sé que por ti me estoy muriendo. * Estoy a un solo latido de la catástrofe Solo espero que de ese momento nadie se mofe Pues lo que fue…

Qué sexy eres


Quedo desnudo frente a tus ecuaciones, tus algoritmos me enloquecen, tu lógica NSFW me somete a tus razones y proporciones. Toda tu Tesis, Hipótesis y Síntesis, me transubstancia, me tergiversa, me enajena como ninguna otrosidad heteromenstrual puede. Eres Mi Verbo, te conjugo como quiero y tu me enseñas a conjugarte en tiempos imaginarios, transformando toda…

Carretera al paraíso


Voy a perderme en el frondoso bosque, a alucinar con sus perfumes primaverales, a hacer un alunizaje de aquellos épicos. Voy por la carretera rumbo al paraíso, cambiándome entre las pistas, zigzagueando en cada curva. Voy a perderme en el frondoso bosque, a deleitarme con sus húmedos recuerdos, voy a encontrarte a ti.

Cuídate de las musas


Cuídate de las musas que no musitan, que no murmuran, que no muerden. Cuídate de las musas que gimen en tus sueños, cuyos bucles aterciopelados huelen a mujer. Cuida a tus manos que por esas curvas y húmedos acantilados se pueden volver a perder. Cierra los ojos, tapa tus oídos, pon un perro en tu…