Mujer imaginaria


Tú, mujer imaginaria, haz hecho de mi vida real una vida compleja, con tus besos imaginarios bien acompañados de caricias imaginarias en una cama en solitario. Mujer imaginaria, qué pretendes de mis complejos? No te basta sólo sucubizarme de forma imaginaria? Tus orgasmos imaginarios que no tienen fin, tampoco tienen piedad de mi. Cada día…

Un asunto entre reinas


Cuando la reina Blanca murió a manos del hechicero cruel, la reina Negra, su amante secreta, supo qué hacer, nigromancia, nigromancia. Urdió entonces un malévolo plan contra su rey, y forjó un callejón hacia el vórtice de la tiranía y allí cuando el peón Blanco lo cruzó, regresó como la reina que siempre fue. Pero…

Trululú


Tú, distópica princesa de primaveras obscenas y pensamientos impúdicos, que bajo tu Hábito negro llevas un erótico látex más brillante, Trululú. Por qué me sueñas? Por qué en mi arrebatadas madrugadas no estoy en mi cama? Por qué mi alma está en tus sueños, en tus montes y tus llanos? Por un obelisco, a las…

Amor líquido


Tus líquidos y los míos, compartiendo un mismo océano, dónde nuestras consciencias se funden en la unidad del ser y el amar. Es un solo instante de tormenta, pero así es el amor eterno. Si quieres más amor, no dejes de amar, pues el océano es muy exigente.

Río de Estrellas


Anoche sembré un río de estrellas perladas en las lomas de tu espalda y su desembocadura. La misma Vía Láctea te celó desde su altura, porque los ángeles boquiabiertos y bocones no paraban de loar tu hermosura. Tú, tus montes y piernas infinitas que se perdieron entre sábanas egoístas, son la causa de tántos delirios.…

Furia de Titanes


Chocan huesos contra huesos y todos se estremecen. Son movimientos telúricos que los dejan sin aliento. Las placas tectónicas hacen brotar manantiales de leche caliente que los ahogan de vida nueva. Mientras que el cielo agónico deja caer su última lluvia por doquier y los cuerpos son enterrados una y otra vez.

Comerse a besos


Dicen… Dicen que el desayuno es la comida más importante del día… Entonces que tenemos para el desayuno, besos! Muchos besos por doquier, besos muy lentos para que duren todo el largo día. Y al almuerzo? , bueno, si se puede, más besos para no romper la dieta. Y a la once?, el que pueda,…

Uñas rojas


Tu color rubí escarlata de rojo incandescente, insoportablemente indecente. Un pelo de fuego que derrite mis ojos, que sólo descansan en tus sanguinolientos labios voluptuosos y llenos de sensaciones innombrables que terminan con tus uñas clavadas en mi piel, entre tus gritos y los míos.

Polla’s Fashion


En un mundo convulsionado por el movimiento feminista y todas las justas reivindicaciones y derechos muy merecidos, lo másculino se ve como maligno, perverso, ofensivo y patriarcal de la gran… Bueno, calma, no nos excedamos tampoco, el mundo tiende al equilibrio y una organización, la Polla de Beneficencia, decidió realizar un evento a beneficio del…

Extrapollación


Dícese de todo lo que se podría hacer con una polla en una situación dada. Podría ser algo así como una alucinación o delirio con la polla, pero controlado, ya que de no ser así lo recomendable sería ir a ver a un psicólogo. En este último caso el género es importante según quien padezca…

Tantatatra, una luna de miel diferente


Cuando los recién casados llegaron al Resort All Inclusive, él la levantó en brazos y juntos cruzaron el umbral del placer. Sus ropas iban volando en cualquier dirección que la excitación mal aconsejará. Ella lo empujó sobre la cama y en esa posición le dio el mejor oral de su vida, tánto es así que…

Grimorio carnoso


El casto monje loco por fín terminó de tatuar todo el grimorio sobre la piel de la docella, pura y virginal como una paloma en un nuevo amanecer. Para concluir su obra faústica era necesario conocerla y así acometió su ruin trabajo, el que concluyó con felicidad al tiempo que terminaba de recitar entre las…

Exploraciones digitales y analógicas


Ya sabes, ya lo sabes, mis dedos son los grandes exploradores de tu cuerpo, tanto es así que bien podríamos decir que conocen hasta tu alma. Y qué decir de esas noches bajo las estrellas de tus sábanas, donde casi perdidos, encontraron su refugio entre tus encantos, rinconcillos perfectos para descansar y merendar. Ah, pero…