Amantis religiosa


Ocurrió en otro convento, de esos con pasadizos secretos que llevan hasta criptas con huesos de nonatos… El Prior enfermó de gravedad y ese era el único lugar que le podía curar, por su clima cordillerano y seco… Una tarde sin hacer nada más que ver pasar los algodones del cielo, la vio recogiendo camelias.…

Un pequeño problema


Ella tenía un pequeño problema, le explotaba la cabeza, se le incendiaban los ovarios y sus pezones se convertían en armas mortales. Ella no tomaba rehenes, simplemente arrasaba con todos. Intentó una cura, muchas veces lo intentó, pero esa tarde en la playa nudista entendió que no tenía cura, nunca la tendría. Así que se…

Dickens inside


Con Dickens adentro Cada uno de nosotros Con Dickens adentro. Aquí viene la mujer Con la mirada en sus ojos Vestida en cueros Con carne en su mente. Con Dickens adentro Saco mis cadenas Con Dickens adentro. Por ella y por Dickens Algo debo hacer Con esta apodyopsis.

Oceáno de bragas


La brisa del cálido oceano embriagaba mis sentidos, era alucinante, energizante y salobre de forma inusual. Los rayos del sol, inmisericorde, se prismatizaban por cada gránulo de sal que se estacionaba en mi piel, para luego desaparecer entre tanta humedad. Se hacía difícil nadar, todo apuntaba al hundimiento inevitable, donde la más absoluta oscuridad se…

El Pincheira


Ahí estaba él, un verano más pavonéandose con su sunga que parecía que en cualquier momento… Él se reía de las miradas indiscretas, de todas esas incrédulas, pues sabía perfectamente que no necesitaba Viagra, sino Vudú. Carpe díem.

El guatero chino


La señora Juanita, una friolenta empedernida, leyó un artículo en el diario que decía que se arrendaba “guatero chino” por 5 lucas la noche, con la garantía de calentar toda la noche, así que sin dudarlo pasó su tarjeta de crédito y lo arrendó por una noche para probar. A las 21:00 llegó a la…

Mujer imaginaria


Tú, mujer imaginaria, haz hecho de mi vida real una vida compleja, con tus besos imaginarios bien acompañados de caricias imaginarias en una cama en solitario. Mujer imaginaria, qué pretendes de mis complejos? No te basta sólo sucubizarme de forma imaginaria? Tus orgasmos imaginarios que no tienen fin, tampoco tienen piedad de mi. Cada día…

Criadillas a la leche


Bueno… Fue demasiado intenso, hizo tanto calor que ella lo recordaría por siempre. No fue el mayor amor de su vida, pero ella lo reviviría por siempre, y alguna vez, algún aroma, le traería de vuelta de ese verano antiguo. El resto de las veces era ella la que viajaba en noches de tormenta a…

Un asunto entre reinas


Cuando la reina Blanca murió a manos del hechicero cruel, la reina Negra, su amante secreta, supo qué hacer, nigromancia, nigromancia. Urdió entonces un malévolo plan contra su rey, y forjó un callejón hacia el vórtice de la tiranía y allí cuando el peón Blanco lo cruzó, regresó como la reina que siempre fue. Pero…

Trululú


Tú, distópica princesa de primaveras obscenas y pensamientos impúdicos, que bajo tu Hábito negro llevas un erótico látex más brillante, Trululú. Por qué me sueñas? Por qué en mi arrebatadas madrugadas no estoy en mi cama? Por qué mi alma está en tus sueños, en tus montes y tus llanos? Por un obelisco, a las…

Amor líquido


Tus líquidos y los míos, compartiendo un mismo océano, dónde nuestras consciencias se funden en la unidad del ser y el amar. Es un solo instante de tormenta, pero así es el amor eterno. Si quieres más amor, no dejes de amar, pues el océano es muy exigente.