Oh, perversa poesía


Los poetas no muertos Traducen los groseros y a veces soeces murmullos de las musas héterosensuales faltas de afectos corporales En melifluas palabras de nuevos afectos y salamerías variopintas Cuyo real y esplendoroso propósito no es afectoreproductor sino el perverso silencio que luego le sigue en teléfonos y nombres olvidados.

Sólo tú


Tú eres mi ser, mi serendipia, mi limerencia. Tu presencia inefablemente etérea para mí, tiene un perfume melifluo, que en este preciso arrebol con tu iridiscencia es un momento inmarcesible, que acaba con mi elocuencia y lo vuelve una efímera locura pasional de otrora época del buen olvido.

Las Músares de la Suerte


Ante la apatía, la ignorancia y la “huequedad” (del castellano hueco, sinónimo de vacío, condición de falta de inspiración), las musas formaron un nuevo gremio llamado LAS MÚSARES DE LA SUERTE. Así, sin más, al ver a un pobre mortal, lanzan una moneda al cielo y si al caer sale sello ya está. La musa…

Esos labios carnosos


Recuerdo el Nirvana, por su esplendor O sería el Valhalla? Por las guerras sin fin. También podría ser el sabor de tus besos. Zen, debo volver a ser uno en tí. Esperanza de un nuevo amanecer entre tus labios, en una cálida caricia al despertar.

Ni cerrando los ojos


Fue tan sólo un momento Que no detuvo el tiempo Pero lo volvió más lento. * Mis ojos tuve que cerrar Para no sucumbir a tu esplendor Y así volverme a enamorar. * Sin embargo la sombra de tu ala angelical me rozó Allí mismo quede arrobado Y tu cruel Dios me amenazó. * Nunca…

Poesía sin fin


Es por culpa del asombro que por doquier alucinamos mientras tu y yo nos amamos bajo sutiles momentos que adoramos. Es por culpa del asombro que esto es primera vez entre tu y yo en nuestra vejez bajo un río de luciérnagas celestiales. Es por culpa del asombro por culpa del asombro este asombro tu…

Mi Sol


Natural blonde, tus rayos me traspasan con cálidos azúcares piel sobre piel, con amarillo terciopelo y satín, con y sin encaje en mi corazón. Enciendes las antorchas de una desbocada pasión, con poca estatura y con mucho tacón. Natural blonde, de noches de luna eufórica, de esperanzas encendidas y una voz que se extingue a…

Musas o súcubos


Cuál es la diferencia si me tenéis a horcajadas entre las piernas? Mi inspiración profunda en un facesitting de tiempos compartidos. Cómo masajes de pies a cabeza pueden ser tan completos en tan corto viaje? No nos apresuremos musas pervertidas por esta pasión que nos alucina y nos devora en el primer cículo del infierno…

Cuídate de las musas


Cuídate de las musas que no musitan, que no murmuran, que no muerden. Cuídate de las musas que gimen en tus sueños, cuyos bucles aterciopelados huelen a mujer. Cuida a tus manos que por esas curvas y húmedos acantilados se pueden volver a perder. Cierra los ojos, tapa tus oídos, pon un perro en tu…

Todo cae, menos tú


Todo cae, menos tú. Todos fallan, menos tú. Porque poder pudiendo, tú eres prístina como un amanecer de Enero. Eres noche mágica de San Juan. Eres viento de vida para mis pulmones. Eres esperanza para el afán de cada día. Eres diosa, musa, ninfa, hada celestial, tú. Eres el fuego del llanto que no quema,…

Fantasma


Eres aquel fantasma que vuelve, con las caderas vencidas y el tobillo desvencijado. Eres esa mirada pronfunda en la noche oscura. Eres el insomnio de mil y una noches. Y mientras eres, es que estás conmigo.

Ateneo, el Búho blanco


De un amor imposible, más sutil que un sueño, nació un retoño albo, de ojos más grandes que el azul del cielo. Amor sublime y etéreo, pero fuerte como el viento, que va y viene en un ciclo sin fin, allá en el cielo. Ahora padre e hijo cuando vuelan a la Luna, uno sigue…

Lican Sibarel


Auuu!, por la Luna llena, Auuu!, por el lobo libre que regresa a casa, saciado de tantos otros lobos, de tantas otras ovejas color carmesí, listo para escribir su vida en un poema.

Poesía es Libertad


Es un soneto abierto, una décima sin métrica, música sin pentagrama, ganas antes de todo, brisa en el rostro, el eco de un espasmo, la risa absoluta de un do, re, mi y un fa, sol, y otro do, si, la, sol, el perfume de tus recuerdos, tu boca en mi pecho, dónde el vacío…