Venganza fría


Ana, era una femdom de un pasado perdido en las sombras del tiempo, que ese día, precisamente ese mismo día, recibió la visita sopresa, aunque prevista, de el torturador. El incauto no fue capaz de reconocerla, y en su infinita ignorancia arrogante le entregó su play list. Ella le sonrió y le dijo, Por supuesto,…

Un Amo, un Maestro


Al terminar la sesión y recuperar el habla María observó, Y ahora que quedaron mis pantis rotas y la tanga hecha jirones, cómo regreso a casa? El la miró con algo de compasión, No te desesperes, yo lo arreglo. Sacó de su bolso 6 carretes de hilo negro. El primero lo enlazó a un dedo…