Milking


Estruja mi pasión con tu diestra y seca mis lágrimas con ti siniestra. Que tu labios, aquellos voluptuosamente pecaminosos, no anandonen jamás los míos, pues mi lengua exploradora necesita de todos tus misterios.

Los tres palillos chinos


Con tan sólo tres palillos chinos se pueden hacer maravillas. Es cuestión de amarrarlos por sus extremos y lo que queda en el medio es puro placer.

Femdom, cbt y milking


A ella le encantaba sentir los latidos y estertores en su mano. Todo tenía un momento justo y propicio, que sólo su puño al cerrarse conocía. Jamás desperdiciaron la leche, ya que esa fue una valiosa enseñanza de familia.

Palillos chinos


Palillos chinos secuestraron a mi fiel amigo y sus compañeros. Pobre de todos ellos. Es un rapto feroz, no piadoso y azulado. Una amarra a la derecha y otra a la izquierda, abren las puertas del Cielo y el Infierno. Pero en la desgracia se crece y ellos ya son mayores. Sus esperanzas laten y…

El recuerdo de tu mano


Lo más inolvidable fue la furia de tus dedos curiosos y revoltosos. No era sólo cuestión de cómo apretaban y estiraban, era su forma de retorcer, doblar y aplastar. Sus recuerdos son cicatrices inolvidables.