Los tres palillos chinos


Con tan sólo tres palillos chinos se pueden hacer maravillas. Es cuestión de amarrarlos por sus extremos y lo que queda en el medio es puro placer.

Femdom, cbt y milking


A ella le encantaba sentir los latidos y estertores en su mano. Todo tenía un momento justo y propicio, que sólo su puño al cerrarse conocía. Jamás desperdiciaron la leche, ya que esa fue una valiosa enseñanza de familia.

Palillos chinos


Palillos chinos secuestraron a mi fiel amigo y sus compañeros. Pobre de todos ellos. Es un rapto feroz, no piadoso y azulado. Una amarra a la derecha y otra a la izquierda, abren las puertas del Cielo y el Infierno. Pero en la desgracia se crece y ellos ya son mayores. Sus esperanzas laten y…

El recuerdo de tu mano


Lo más inolvidable fue la furia de tus dedos curiosos y revoltosos. No era sólo cuestión de cómo apretaban y estiraban, era su forma de retorcer, doblar y aplastar. Sus recuerdos son cicatrices inolvidables.

Otra vez Mandinga


La arrastró a la calle sin salida y en ese momento oscuro ella encontró la fuerza que necesitaba. Bajó su mano y lo apretó con fuerza. – Eso. Sí, eso quiero. Aprieta con más fuerza. Ella lo hizo y se sorprendió de ver cómo se retorcía el rostro de aquel hombre y de cómo parecía…