Femdom, cbt y milking


A ella le encantaba sentir los latidos y estertores en su mano. Todo tenía un momento justo y propicio, que sólo su puño al cerrarse conocía. Jamás desperdiciaron la leche, ya que esa fue una valiosa enseñanza de familia.

Palillos chinos


Palillos chinos secuestraron a mi fiel amigo y sus compañeros. Pobre de todos ellos. Es un rapto feroz, no piadoso y azulado. Una amarra a la derecha y otra a la izquierda, abren las puertas del Cielo y el Infierno. Pero en la desgracia se crece y ellos ya son mayores. Sus esperanzas laten y…

El recuerdo de tu mano


Lo más inolvidable fue la furia de tus dedos curiosos y revoltosos. No era sólo cuestión de cómo apretaban y estiraban, era su forma de retorcer, doblar y aplastar. Sus recuerdos son cicatrices inolvidables.

Otra vez Mandinga


La arrastró a la calle sin salida y en ese momento oscuro ella encontró la fuerza que necesitaba. Bajó su mano y lo apretó con fuerza. – Eso. Sí, eso quiero. Aprieta con más fuerza. Ella lo hizo y se sorprendió de ver cómo se retorcía el rostro de aquel hombre y de cómo parecía…

Agonía volcánica


La presión aumenta, todo tiembla, la erupción se ve inminente, los ojos se dilatan. Ese último nudo contuvo lo inevitable, pero sólo ganó un último minuto agónico. La lava ardiente llenó el espacio, recorrió las montañas y valles, hasta que se hizo la calma otra vez.