Al “hoyo”


Una noche la celda se abrió y un punzón atravesó el colchón dónde un segundo antes estaba mi corazón. Le fracturé clavícula y rodilla.