Y Lázaro caminó


En la cripta más oculta del Vaticano estaban los restos mortales incorruptos de Lázaro. Nadie se acercaba, movía los ojos como REM.

Qué has hecho!


Solo se mantenía en pie el Árbol de la Vida Eterna, el otro estaba marchito. Por eso él era inmortal. – Querubines, maten a todos!

Una larga caminata


– Qué pecado cometieron estos hombres? – Comieron de uno de los dos árboles sagrados de Edén. – Dónde? – Entre Tigris y Eufrates.

Dejavù Divino


Del Cielo: – Hijo, él es tu Hermano, no lo puedes dominar. No sé qué pasó, te iba a crear pero tu rayo desapareció y creé a Adán.