Dómina Sisi


Leviatán, un Dom curioso, fue a su primera sesión con Dómina Sisi. Sus insultos y castigos le divertían muchísimo y ella estaba cada vez más brava con la situación. Sisi lo ató y puso boca abajo. – Sabes lo que es strapon no? Él como estaba amordazado no pudo responder. – Lo dejaste fuera de…

Y te vas ya!


La Dómina embravecida le infligió todo el dolor que podía para borrarle esa estúpida mueca de placer. Eso causó un final feliz.

Seis y más


– Panchito, traenos el tecito para las seis. – Sí, Ama. – Y no te olvides de las donas. – No caben en la bandeja. – Ve tú dónde.