Azafata de mi corazón


Fue un solo vuelo y ya. Fueron tus nubes y tu taconeo singular. Fueron tus piernas más allá y más acá. Fueron tus labios, tu sonrisa y tus besos. Fueron tus mimos, tus cariños en las alturas, en los descensos y todas esas locuras. Y yo, yo no fui. Anuncios

Vuelos clandestinos


Cómo olvidar esos aplausos anónimos de nuestros aterrizajes forzosos? Cómo podrían olvidar mis manos tus piernas incomensurables, dónde cada recorrido era primera vez? Cómo olvidar tus alucinaciones, si me es imposible olvidar como me hacías alucinar? Imposible es una pobre palabra al lado de todo lo que perdí, un hada mágica que como un arcoiris…

Ulmo


Tus brasas son eternas, aunque tu amor haya sido sólo el primer segundo de mi eternidad. Ese amor me hizo arder por dentro y tu brasas aún me queman, es cosa que sople el pequeño vientecito de tus recuerdos y cómo arden; ese aroma a asado soy yo a fuego lento. Eres mi ulmo, sin…

Poesía Regia


Regias son estas décimas, porque en siete se basan y de moda no pasan. Nunca serán enésimas, porque serían repésimas. Si engalanan la cosa, mucho reirá la esposa. Pronto se verá ardiente, frente a su pretendiente, como chiquilla hermosa.

Qué es poesía?


Poesía son tus labios que mudos no hacen silencio sino poemas. Besos en décimas o sonetos, pero besos de poetiza alucinada con todo. Poesía es cómo te conocen mis manos que se aventuran en tus misterios como si fueran primera vez, otra vez.

Otro relato de aquellos años


Esa tarde, con esa última clase, al fin comprendió que ella estaba completamente enamorada de él. Era amor correspondido. Pero, esa bestia que llevaba dentro le susurró, Déjala ahora mismo y sin explicación, sino quieres que sea mía. Así que, se despidió sin más.

Relato de aquellos años


Terminaron el último baile con sus corazones y pupilas agitados. El la cubrió con su chaqueta mientras caminaron hacia la mesa de sus padres. Era el cierre la fiesta, y el final de lo que no había ni comenzado. Miró el rostro severo de su padre, ella no se lo merecía.

Amor líquido


Tus líquidos y los míos, compartiendo un mismo océano, dónde nuestras consciencias se funden en la unidad del ser y el amar. Es un solo instante de tormenta, pero así es el amor eterno. Si quieres más amor, no dejes de amar, pues el océano es muy exigente.

El día que me quieras


El día que me quieras se acabará el Mundo, los Cielos se abrirán y los Ángeles caerán. El día que me quieras se parará el Tiempo, y los agujeros negros devolverán todo lo que nos han robado. El día que me quieras Pitágoras conocerá al Aleph y juntos crearán nuevas caracolas universales dónde tus constelaciones…

Comerse a besos


Dicen… Dicen que el desayuno es la comida más importante del día… Entonces que tenemos para el desayuno, besos! Muchos besos por doquier, besos muy lentos para que duren todo el largo día. Y al almuerzo? , bueno, si se puede, más besos para no romper la dieta. Y a la once?, el que pueda,…

Y qué es amar?


Amar es a-mar, sin mar o sin oleaje, sin perturbaciones ni tormentas. Amor es a-mor, sin muerte, sin tiempo o con toda la eternidad. Amar es dar, darlo todo y por tanto amar de a uno eso es egoísmo puro.

Introspección


Ayer no pasé por tu casa, estabas escondida entre mis sábanas y abusabas de mis pesadillas. Ayer no pasé por tu casa, porque estabas embadurnada de mis emociones y te resbalabas sin caer ni levitar. Ayer no pasé por tu casa, tú ya vives en la mía.

Las olas


Olas del tiempo que vuelven con y sin viento. Olas pasadas de venas que no olvidan. Olas que son sombras de gaviotas que alguna vez escuharon de un tal Juan Salvador. Olas de pintores de otros mares, de otras brisas y otros poemas perdidos. Poemas que se perdimos entre el espacio de sinapsis incompletas, que…

Ateneo, el Búho blanco


De un amor imposible, más sutil que un sueño, nació un retoño albo, de ojos más grandes que el azul del cielo. Amor sublime y etéreo, pero fuerte como el viento, que va y viene en un ciclo sin fin, allá en el cielo. Ahora padre e hijo cuando vuelan a la Luna, uno sigue…

Los amantes de antes


El Búho y la Luna son esos amantes, que se buscan con pasión y veneración. Los erotiza su sabiduría. Él se encanta de su luz tenue e indirecta que le hace razonar y especular sobre ese fuego eterno. Ella, adora su mirada penetrante, que la desviste en tan solo un instante para adornarla luego con…