Ojos tristes


Esa mirada triste que conmueve el alma, congelándola dejándola ausente de tiempo y fe. Sin esperanza por no esperar nada, sin fe para nada y sin un nosotros ahora. Ojos de un historia sin futuro ni resurrección. Descenso cruento en una noche negra, tan negra que nadie escapa y todos se disuelven. Mirada nihilista que…

La unicidad irreemplazable


Porque eres único, eres irrepetible, irreemplazable , y tu pérdida es la devastación total, el primer apocalipsis, el dolor innombrable, no deseado, el laberinto final. Nada hay más profundo, más oscurro, ni más terrible, ni más verdadero. Ese dolor desgarra la tela del tiempo, vuelve plasma las arenas de espacio y lo succiona todo, no…

Nadie es más rudo que la Santa Muerte


No hay espada ni bala ni alma asesina más letal que la Santa Muerte. No hay nadie más terrible, nadie más cruel ni más egoísta que la Santa Muerte. No hay, no hay. No hay más que la esperanza de Pandora, que en un futuro se acuerde también de nosotros y que no sea demasiado…

Mejor no escribir


En ocasiones es mejor no escribir, emociones que se deben desterrar muy lejos, muy hondo, tan hondo que nunca deben ver la luz ni tus ojos. Hay emociones que son titanes, destrucción en estado primigenio, Cthulhu personal, que si dejamos despertar arrasarían con todo, nos arrasarían sin más. Esas emociones están aquí, las he vuelto…

Mi paracaídas


Ayer 1 de marzo perdí mi paracaídas y me estrellé muy duro contra el piso. Con mis huesos quebrados, con mi alma trizada, con mi corazón sangrando y mi ojos hinchados trato de levantarme, trataré de levantarme. Espero tener la dicha de al morir volverte a ver, pero mientras tanto seguiré poniéndome de pie. Te…

Quinoto


Quinoto. Qué? Quinoto! Vale. Estás bien? No. Ven, conversemos. No. Déjame. Bueno, cuando esté seguro de que estarás bien. Hubo silencio. Su mano apagó la luz. Y hubo más silencio. Pasaro los minutos, una hora probablemente y su mano tocó la de él. No hubo palabras, sólo un abrazo y más tarde, mucho más tarde,…

Cuando un Amigo se Va


No es una noche cualquiera, es la más larga, la más oscura, la más fría de las frías y sus lágrimas son puñales por la espalda. Esa sintonía especial, ese contacto único, ese espejo celestial desaparece, se lo roban siempre en el peor momento, en la peor hora, cuando quedaba lo mejor por reir, por…

Deseo


Deseo que el viento nade más fuerte sobre nubes más albas, que los mares susurren tu nombre en cada ola, que tu estrella brille más dulce que el Sol, que tus recuerdos vuelvan a mi en cada pausa, en cada foto, en cada comida, en todas las películas, en el resto de mi vida. Ante…

Se acabaron los cumpleaños


Sólo son recuerdos de momentos felices que se diluyeron en el gran reloj de arena del Pasado. Ya no hay velas y tampoco regalos, sólo los recuerdos de momentos felices que ya pasaron. Ya no hay tortas, no hay libros ni perfumes que recordar. No hay cantos, no hay abrazos, sólo los recuerdos de momentos…

Por qué tú, Kairón


Y me robaste su último momento lúcido, o fui yo y sólo yo. Fueron esas nubes de blanca melancolía, o fui yo y sólo yo. Nubarrones oscurecidos de amargura, o fui yo y sólo yo. Es esta herida que no para de gritar en el silencio de la despedida. Son esos ojos viajando a tierras…

Fantasma


Eres aquel fantasma que vuelve, con las caderas vencidas y el tobillo desvencijado. Eres esa mirada pronfunda en la noche oscura. Eres el insomnio de mil y una noches. Y mientras eres, es que estás conmigo.

Madre


¿Cuántas veces he de perderte? ¿Cuatro, cinco, cuántas? Qué karma, cuál karma insolente. De sollozos más lágrimas no gotean, de mares, todos los que quieras. No te pude salvar, no me salvaste y no nos salvaremos, rezo de poeta. ¿Alguna vez nos veremos? Sólo y tantas preguntas quedan, de esos amores que alguna vez fueron…

Silencios acumulados


Y así se veían cada día, por meses, hasta que por el viento le dió la espalda… Entonces el ave supo de todos sus silencios acumulados y decidió emprender su último vuelo…

Adiós Hermano


La Larga Noche por fin os ha alcanzado, pero no temáis ni por un segundo de la Eternidad. Ese lugar al que vais, nos llama a todos. Si os lloramos es por amor y si reímos es por los buenos momentos. Adiós Hermano, que vuestra Luz en el Oriente nos guíe otra vez al reencuentro,…

Maremagnum


Si de niño conocí el infinito, ése fue el mar! Un horizonte sin fin, misterioso como sacar una moneda de mi oreja. Húmedo como una suave lluvia. Salado cómo esas lágrimas sin porqué. Fuerte como el más terrible monstruo que con su cantar arrulla mis sueños y sus pesadillas. Te extraño tanto.

Muerte segura


Me desangro, lentamente me desangro y dentro de treinta años moriré. Moriré demasiado temprano para algunos, pero para mí será demasiado tarde. No veré el invierno profundo, por aunque mi cuerpo se enfríe, yo ya no estaré allí.