Sueño Interruptus


Tus delirios son, son como mayonesa, cuyo bálsamo da sabor a mis días. Tus pestañas son, son de fresa y sus caricias de terciopelo, que ponen celosas a las mariposas. Tus entrañas de fuego, oh sí, son el mágico crisol de mis sueños. Anuncios

Mujer imaginaria


Tú, mujer imaginaria, haz hecho de mi vida real una vida compleja, con tus besos imaginarios bien acompañados de caricias imaginarias en una cama en solitario. Mujer imaginaria, qué pretendes de mis complejos? No te basta sólo sucubizarme de forma imaginaria? Tus orgasmos imaginarios que no tienen fin, tampoco tienen piedad de mi. Cada día…

Sonata en trimayor


Tres tristes tigres trigo trillado tragaron entre sábanas tricolor, entre humedales neblinosos como añiles campiñas inglesas. Tres ni más ni menos, es que así todas las rayas parecían la misma raya. Tres entre bordes difusos, calculados con matemáticas ilógicas pero más pasionales que imaginarias. Tres que de ser iguales serían estériles como el desierto pero…

Estar dentro de tí


Estar dentro de tu mente es estar dentro del pecado original, en un abismo de profundidades catastróficas. Estar y nada más, es ahogarse en la inmensidad, Estar sin un final, es sólo el principio de lo que vendrá. Dentro se está mejor que todo lo demás.

Coloquios casuales entre piernas


Tu entepierna me habló… Me dijo cosas… Fue como una invitación a un espacio de reflexión. Entre piernas todo es un eterno caminar, no importa dónde ni hacia dónde, solo caminar. Y si viene una tomenta preguntó la una, entonces nos entrecruzamos respondió la otra, pero nos caeremos, sí caeremos juntas. Y después nos levantaremos?…

Jugando en el closet


Un closet vacío es quebrado por la tensión sexual entre Templanza y Gula, pero explota mil veces entre Lujuria y Abstinencia. Y cuando coinciden en una fiesta swinger, todo se vuelve un caos lechoso dónde una galaxia nueva florece en espiral.

Ni que fuera Paraguay


Striper u hombre rana, a veces era difícil diferenciarlo, en concurridas despedidas de soltera, dónde la novia se derrite como hielo entre sus dedos al correr el show, alegre, burbujeante y feliz…

Río de Estrellas


Anoche sembré un río de estrellas perladas en las lomas de tu espalda y su desembocadura. La misma Vía Láctea te celó desde su altura, porque los ángeles boquiabiertos y bocones no paraban de loar tu hermosura. Tú, tus montes y piernas infinitas que se perdieron entre sábanas egoístas, son la causa de tántos delirios.…

Sueño de una noche de soprano


Tú Titania, yo Oberón. Nosotros en verano y yo soñándo toda la noche tus paroxismos de soprano, a veces de contraalto y otras más abajo. Sueños tan cálidos que la noche se siente fría. Tus besos son espejismos de placer que me hacen creer que la noche no tendrá fin, al menos no uno sólo,…

Furia de Titanes


Chocan huesos contra huesos y todos se estremecen. Son movimientos telúricos que los dejan sin aliento. Las placas tectónicas hacen brotar manantiales de leche caliente que los ahogan de vida nueva. Mientras que el cielo agónico deja caer su última lluvia por doquier y los cuerpos son enterrados una y otra vez.

El problema con los pezones


Es que los pezones no sólo roban miradas, es que cuando están erectos arrancan los ojos de sus cuencas y ya no queda nada más por admirar. El dicho sólo tengo ojos para tí se vuelve literalmente trágico y agónico, con esa agonía que se vuelve sed y locura. La ceguera femenina emerge cuál emperatriz,…

Tus venas


Las venas de tus piernas, Son las carreteras a lugares sin igual, Son las avenidas de mis besos, Los desvelos de mis sueños, Las venas de tus piernas son mi puro deseo.

Florencia


Esos pétalos sudorosos hablan de constelaciones de armonías poco lúcidas en los momentos en que estás lista para florecer, otra vez y otra más. Mil maneras de contar la misma historia, de cantarla, de recitarla, de gritarla y hacerla un poema, una poesía desesperada que espera esperanza.

Palabras


El Universo sin palabras no existe, todo sería un caldo de cosas y de cosar, quien sabe si podríamos comprender algo y así osar, quién sabría si lo quisiste? Todo sería verbalmente homogéneo, si nada existiera verbalmente, no existiría nuestro ingenio. Pero si lo quisite al menos le ufaste, entonces sin palabras aún le provocaste.

Amor prohibido en Roma


Aire entre mi pluma y tu cuerpo Manos que libran una cruenta batalla piadosa Oídos que susurran un silencio interrumpido Roce que prende este incendio voraz Entre espacios y formas de tanto en tanto Nuestras almas en tormentas perfectas con mares enardecidos Roce que acelera el dantesco incendio de esta pasión Oídos que susurran un…