La tertulia de nuestros labios


Las comisuras de tu boca parlotean mudas en mis labios, sólo algunos momentos repetidamente irrepetibles, nos regalan sus màgicas notas de colores y aromas bellos. Tú provocas, me provocas y juntos no provocanos, suspiros ahogados en tí y en mí. Esta magia parece brujería y si así fuera, déjame ser el leño de tu caldero.

Adventure


Hombre de dos ruedas, espíritu libre y salvajemente amable, niño con pistola. Allí en el rompe olas de Cartagena eres tú, allí dónde te hiciste hombre, allí, en el lagar del melón con vino y besos perdidos. Mil canciones de fuegos húmedos, mil amores al viento estival, mil veranos que recordar. Pero no llores hoy,…

Hombre Libre


No nací para ser esclavo. Nací Libre. El precio de la Libertad es muy alto, pero sentirse así no tiene precio. Libres las golondrinas y libres los buhos. Libertad!!!

Vengo a pedir…


No, no pediré tu mano, eso lo pide cualquiera. Yo vengo a pedirle tu cuello. No sé cómo pasó, tal vez fue su perfume, ese que olvidé y me hizo olvidar. O quizás sus bellas curvas, esas por la que se deslizan suavemente mis más apasionados besos. Como sea que sea, hoy vengo a pedir…

Ateneo, el Búho blanco


De un amor imposible, más sutil que un sueño, nació un retoño albo, de ojos más grandes que el azul del cielo. Amor sublime y etéreo, pero fuerte como el viento, que va y viene en un ciclo sin fin, allá en el cielo. Ahora padre e hijo cuando vuelan a la Luna, uno sigue…

Los amantes de antes


El Búho y la Luna son esos amantes, que se buscan con pasión y veneración. Los erotiza su sabiduría. Él se encanta de su luz tenue e indirecta que le hace razonar y especular sobre ese fuego eterno. Ella, adora su mirada penetrante, que la desviste en tan solo un instante para adornarla luego con…

Lican Sibarel


Auuu!, por la Luna llena, Auuu!, por el lobo libre que regresa a casa, saciado de tantos otros lobos, de tantas otras ovejas color carmesí, listo para escribir su vida en un poema.

Poesía eres tú


Por primera vez en tus labios, vestidos sólo con dientes sensuales, paisaje no por mi explorado. Tus bucles ansiosos, acarician mis manos, con primitivo celo y sedosidad. Los nuevos tonos de tú piel, ahora compartida, son sonetos de aguamiel, tan tuyos y tú tan mía.