Introspección


Ayer no pasé por tu casa, estabas escondida entre mis sábanas y abusabas de mis pesadillas. Ayer no pasé por tu casa, porque estabas embadurnada de mis emociones y te resbalabas sin caer ni levitar. Ayer no pasé por tu casa, tú ya vives en la mía. Anuncios

Tantatatra, una luna de miel diferente


Cuando los recién casados llegaron al Resort All Inclusive, él la levantó en brazos y juntos cruzaron el umbral del placer. Sus ropas iban volando en cualquier dirección que la excitación mal aconsejará. Ella lo empujó sobre la cama y en esa posición le dio el mejor oral de su vida, tánto es así que…

Florencia


Esos pétalos sudorosos hablan de constelaciones de armonías poco lúcidas en los momentos en que estás lista para florecer, otra vez y otra más. Mil maneras de contar la misma historia, de cantarla, de recitarla, de gritarla y hacerla un poema, una poesía desesperada que espera esperanza.

La oscuridad


Y finalmente se vieron a los ojos, los suyos y esos que no podemos negar habitan en el fondo de la oscuridad. Sea como sea, se enamoraron. Fue una de esas pasiones que matan, a él por supuesto. Pero no fue inmediato, ni si quiera unos años, fueron décadas que se resumieron en un momento…

Más allá del Cielo


Se extrañaban tanto que su sangre nunca se coaguló, se buscaban en forma líquida, como si fueran una especie de imán. Es que alli habitan los recuerdos de una pasión tan desbordante como herética. Nunca necesitaron a Dios y en el momento del encuentro sanguinoliento se sublimaron.

Sólo tú


Tú eres mi ser, mi serendipia, mi limerencia. Tu presencia inefablemente etérea para mí, tiene un perfume melifluo, que en este preciso arrebol con tu iridiscencia es un momento inmarcesible, que acaba con mi elocuencia y lo vuelve una efímera locura pasional de otrora época del buen olvido.

A sólo un latido


Mi corazón roto sigue latiendo Aunque su prima herida fue tan sólo un razguño, Que lentamente crece cuando gruño Al ver que me sigo mientiendo Porque sé que por ti me estoy muriendo. * Estoy a un solo latido de la catástrofe Solo espero que de ese momento nadie se mofe Pues lo que fue…

Poesía sin fin


Es por culpa del asombro que por doquier alucinamos mientras tu y yo nos amamos bajo sutiles momentos que adoramos. Es por culpa del asombro que esto es primera vez entre tu y yo en nuestra vejez bajo un río de luciérnagas celestiales. Es por culpa del asombro por culpa del asombro este asombro tu…

Te tengo a tí


Con tu botón entre mis dedos y tu rosa entre mis labios, tienes los colores de mi corazón en tus manos. Atado a tus bucles y ahogado en tu ombligo prohibido, te tengo en el perfume del agua alquímica de mi alma en ebullición. Suélta tus cadenas, que lluevan sus eslabones al olvido y ven…

Fiebre


Tan tuya Tan mía Sube la temperatura en el termómetro Aunque afuera hace frío Adentro quema Es la fiebre Es el virus que nos consume Sólo podemos rezar Rezar al amor El amor que convierte la lava en una bella playa con salida al mar Que convierte cada amanecer en primera vez con brisas de…

La tertulia de nuestros labios


Las comisuras de tu boca parlotean mudas en mis labios, sólo algunos momentos repetidamente irrepetibles, nos regalan sus màgicas notas de colores y aromas bellos. Tú provocas, me provocas y juntos no provocanos, suspiros ahogados en tí y en mí. Esta magia parece brujería y si así fuera, déjame ser el leño de tu caldero.

Adventure


Hombre de dos ruedas, espíritu libre y salvajemente amable, niño con pistola. Allí en el rompe olas de Cartagena eres tú, allí dónde te hiciste hombre, allí, en el lagar del melón con vino y besos perdidos. Mil canciones de fuegos húmedos, mil amores al viento estival, mil veranos que recordar. Pero no llores hoy,…

Hombre Libre


No nací para ser esclavo. Nací Libre. El precio de la Libertad es muy alto, pero sentirse así no tiene precio. Libres las golondrinas y libres los buhos. Libertad!!!

Vengo a pedir…


No, no pediré tu mano, eso lo pide cualquiera. Yo vengo a pedirle tu cuello. No sé cómo pasó, tal vez fue su perfume, ese que olvidé y me hizo olvidar. O quizás sus bellas curvas, esas por la que se deslizan suavemente mis más apasionados besos. Como sea que sea, hoy vengo a pedir…