La mujer perfecta


Tú, mujer que me soportas cada día y que con sonrisa afectuosa devuelves amor a mi mal tiempo. Tú, que sin descanso me regalas un nuevo día, con un corazón vivas y gentil. Tú, que borras mi triste historia a cambio de un presente más digno y pleno. Sólo tú, mujer. Anuncios

Peligroso para quién?


Allí, sóla y desafiante, la niñita con menos de 10 años enfrentaba a la criatura. Respóndeme. Peligroso para quien? La criatura acorralada desplegó sus espinas dorsales, sacó sus garras retráctiles. Para mi, bella niña.

Dulces cabellos


Solitaria al amanecer, con sus cabellos de única compañía, en su primera lectura matinal. Solitario yo, perdido en otra mesa olvidada por la madrugada, viendo los reflejos del sol en su aura. Solitarias miradas, cómplices del destino imprevisto que nos dejaría como sólo amigos.

La carta del abuelo


Cuando el abuelo falleció le dejó una carta a su nieto de dieciséis años, y fue al único que le dejó una carta como esa. Jacinto había visto muy pocas veces en su vida a su abuelo y esto le sorprendió bastante. Con gran interés abrió la carta, pero se decepcionó rápidamente al ver que…

La Verdad para un amigo


La Verdad no existe, o al menos es inalcanzable para el conocimiento humano. Sólo vemos sus sombras dentro de la Caverna de Platón. Por lo tanto lo lógico es que nosotros escojamos la Verdad que mejor se acomoda, o nos sirve, para alcanzar nuestros objetivos legítimos. Cuáles son estos objetivos? Sólo existen tres: la Felicidad,…