Adiós Hermano


La Larga Noche por fin os ha alcanzado, pero no temáis ni por un segundo de la Eternidad. Ese lugar al que vais, nos llama a todos. Si os lloramos es por amor y si reímos es por los buenos momentos. Adiós Hermano, que vuestra Luz en el Oriente nos guíe otra vez al reencuentro,…

Salomón (mi perro)


Vamos Salomón, deja ya de roncar, que ambos sabemos es mentira. Si te acabas de subir a mi cama, no puedes estar roncando ya. Vamos Salomón, deja ya de soñar, te acabas de acomodar en mi lugar y este frío otoñal me empieza a calar. Si te acabas de subir, nadie puede así dormir, nadie…

Perros felices


La cola, siempre la cola, pero no es toda la felicidad de un perro, también lo son sus carreras, o sus giros de medio cuerpo con dos patas en el piso o esos fantabulosos saltos con giros de 180 grados mientras ladran a los ladridos y la Luna en una fría y lejana noche cualquiera.

La mujer perfecta


Tú, mujer que me soportas cada día y que con sonrisa afectuosa devuelves amor a mi mal tiempo. Tú, que sin descanso me regalas un nuevo día, con un corazón vivas y gentil. Tú, que borras mi triste historia a cambio de un presente más digno y pleno. Sólo tú, mujer.

Peligroso para quién?


Allí, sóla y desafiante, la niñita con menos de 10 años enfrentaba a la criatura. Respóndeme. Peligroso para quien? La criatura acorralada desplegó sus espinas dorsales, sacó sus garras retráctiles. Para mi, bella niña.

Dulces cabellos


Solitaria al amanecer, con sus cabellos de única compañía, en su primera lectura matinal. Solitario yo, perdido en otra mesa olvidada por la madrugada, viendo los reflejos del sol en su aura. Solitarias miradas, cómplices del destino imprevisto que nos dejaría como sólo amigos.