Conclusión Erótica


Después de mucho pensar… he llegado a la conclusión que el bendito pezón es la guinda de la torta… Hummm, bueno el clítoris también podría ser… hummm. OK, las tortas grandes tienen tres guindas, listo.  

La máquina expendedora de sexo oral


Juanito era un hombre de mundo, conocía los barrios rojos de 5 ciudades de Europa, pero cuando encontró en San Camilo la máquina expendedora de sexo oral no se pudo aguantar. Pasos: Introducir billete de 5 mil pesos. Abrir la bragueta. Colocar el aparato en el orificio. Disfrutar. Parecía muy sencillo y así lo hizo.…

Metro bdesmero


Así es genial movilizarse al trabajo en las mañanas, viendo cuadros plásticos, recibiendo masajes sensitivos, aprisionando a los otros, dando y recibiendo dolor, y uno que otro touch & go. Así, el tiempo y recorrido, se pasa mejor… y el conductor, ese es el carcelero.

Diogenes 2.0


Entraba en la década de los sesenta y tenía un cuarto con varios teras o más de información digital. Era todo lo que había recopilado desde su adolescencia hasta la fecha y sin contar lo que ya tenía en las nubes, todas a las que tenía acceso. Algún día algo le serviría y como sabía…

El temible hombre bobo


Francisco caminaba solo en la noche. Estaban de camping y quiso pasear un rato en la naturaleza. La luna llena le alumbraba el camino. Unos pasos a su espalda lo hucieron voltear pero fue muy tarde. Un hombre bobo se le tiró y lo mordió para luego salir corriendo. Cuando Francisco regresó a su carpa…

La ínfimo


Ínfimo es un concepto que aprendí en ingeniería. Es el más grande de los números pequeños de una determinada colección. Es forma coloquial es el más grande de los chicos. Bueno a ella le decían así.

Trans que?


Lucifer – Y ya aplicaste mi último parche a tu ordenador transcuántico? Jeova – No, tengo corriendo una simulación. Ya pasé el génesis e incluso una civilización me construyó una esfinge. Lucifer – Aplícalo, podrán ver en 256 K. Jeova – Mentira, nadie puede ver eso. Lucifer – Nosotros sí. Jeova – Hum. Y es…

Tu te lo pierdes


Juan, otra vez, gustaba de photoshopear fotos porno y poner la cara de su mujer en ellas. Un buen día Pamela descubrió las dichosas fotos y se indignó. Esa noche, cuando Juan fue a jugar con el photoshop encontró una foto de Pamela en un trío. Y la cara de Juan estaba justo entre el…