Un pequeño problema


Ella tenía un pequeño problema, le explotaba la cabeza, se le incendiaban los ovarios y sus pezones se convertían en armas mortales. Ella no tomaba rehenes, simplemente arrasaba con todos. Intentó una cura, muchas veces lo intentó, pero esa tarde en la playa nudista entendió que no tenía cura, nunca la tendría. Así que se…