Las olas


Olas del tiempo que vuelven con y sin viento. Olas pasadas de venas que no olvidan. Olas que son sombras de gaviotas que alguna vez escuharon de un tal Juan Salvador. Olas de pintores de otros mares, de otras brisas y otros poemas perdidos. Poemas que se perdimos entre el espacio de sinapsis incompletas, que…

Poema absurdo


Es absurdo, pero no tiene lado izquierdo, está sobre todo lo demás, ni es diestro en el pensamiento, ni en los quizás. Tal sorpresón me ha dado, que he quedado anonadado; aunque es absurdo y por eso me aturdo. Sus vísceras las veo por afuera, aunque no lo quiera y es así absurdo, pero vivo,…

Oh Poeta


Poetisa o poeta, qué más da, si al final tus versos todo pudieron entregar. Poetisa o poeta, que a la muerte has de ganar, no nos llores desde vuestro altar. Poetisa o poeta, bravo, bravísimo, nosotros somos los que os lloramos, os lloramos por no escuchar vuestros nuevos poemas, nuevos poemas que seguro allá, allá…

Buscad y encontrareis


Sirve para todo o sólo para la verdad? Sirve para el amor o la eternidad? Si lo que se encuentra es desilusión? Si lo que se encuentra no tiene solución? Si lo que se busca se encuentra muy tarde? Si lo que se busca ya ni arde? Reconcomios luego de golpear y pedir, sin encontrar…

Ni una décima de gente extraña


Gente extraña que cuando abren la boca dicen mentiras; gente extraña que cuando levantan la mano juran en falso; casi así reza el Salmo de David para enviarlos al cadalso; gente extraña que cuando abren la boca dicen mentiras y surge todo un caos doloroso como el choque de liras. Sálvame de las aguas tumultuosas…

Libando momentos


Momentos libando, ¿dónde estará mi Reina? Momentos libando, ¿cuándo despertará mi Reina? Momentos libando, ¿cantando estará mi Reina? Sólo trabajando, momentos libando. Aquellos en que volvimos a ser amantes, como cuando éramos antes, como cuando éramos andantes de paseos sin fin ni comienzo, sólo momentos. Que el Cielo te de el abrigo que yo no…

Candil


Con mi candil en la mano, bajo el manto de los años, te busco en largas noches de recuerdos sombríos, por lugares que jamás recorrimos, en momentos que por un segundo se hicieron eternos. Con mi candil en una mano y mi corazón roto en la otra, donde no queda esperanza, sólo las sombras de…

Sólo tú


Tú eres mi ser, mi serendipia, mi limerencia. Tu presencia inefablemente etérea para mí, tiene un perfume melifluo, que en este preciso arrebol con tu iridiscencia es un momento inmarcesible, que acaba con mi elocuencia y lo vuelve una efímera locura pasional de otrora época del buen olvido.

Verso a verso


Momento a momento con este escribir lento las palabras se suman en poemas que queman. Abre bien los ojos, deja atrás, atrás los enojos. Con este escribir lento no se puede escapar ningún lamento, porque los que de verdad se aman, con notas musicales se llaman. Del amor no habrán despojos, solo momentos de a…

Ni cerrando los ojos


Fue tan sólo un momento Que no detuvo el tiempo Pero lo volvió más lento. * Mis ojos tuve que cerrar Para no sucumbir a tu esplendor Y así volverme a enamorar. * Sin embargo la sombra de tu ala angelical me rozó Allí mismo quede arrobado Y tu cruel Dios me amenazó. * Nunca…

A Dios le debo


Le debo mis ojos, esos que ven de día y en mis noches de insonmio. Le debo un ojo defectuoso que a pesar de ello aún me apoya en mis lecturas. Le debo un hígado que a pesar de todo aún hace su trabajo. Le debo una hernia operada y otra por operar, pero gracias…

El Vuelo de la Efímera Mariposa


Eso es nada más esta vida? Demasiado breve para un viaje de ida. Y qué fue de la oruga o del gusano de seda. Su historia a dónde se va o se queda. No sería esa la vida más calma? Y esa mariposa que vuela su alma? A dónde es que viajarías tú? Lo sabrá…

Poesía sin fin


Es por culpa del asombro que por doquier alucinamos mientras tu y yo nos amamos bajo sutiles momentos que adoramos. Es por culpa del asombro que esto es primera vez entre tu y yo en nuestra vejez bajo un río de luciérnagas celestiales. Es por culpa del asombro por culpa del asombro este asombro tu…

Sombra, cruel destino


Mi sombra, degradada a mis pies, condena a arrastarse por el suelo y solo escapar de allí cuando alguna impía pared se lo permite, cae en profundos abismos cuando el nivel del piso desaparece. Muere si salto en paracaídas y se desvanece, cuando en la oscuridad de la noche, apago la Luz. Pero mi sombra,…

El alma abisal


Como es arriba es abajo porque el alma en su esplendor infinito tiene los más hostiles abismos. Como es arriba es abajo mientras nuestro espíritu sobrevuela esos abismos del alma justo allí donde reside nuestra bestia. Como es arriba es abajo y qué haremos al respecto? Oh Dios! Necesitaremos una bien afilada espada en la…

El Bosque de Karadura


Era un lobo precoz que le gustaba lamer porque no podía morder y al niño más veloz le daba un susto atroz. Pero llegó el guardabosques, un tal Francisco no provoques, que a las caperucitas de los caminos, cuidadoras de los padrinos, les dijo no más retoques.

La memoria está en la sangre


La memoria está en la sangre, en la sangre que recorre entre el corazón y el cerebro y se propaga a todo el cuerpo. La memoria está en la sangre, en la sangre que circula, no en los muertos, pues tarda 72 horas en transferir sus recuerdos a esa alma que se va, que se…