Amor prohibido en Roma


Aire entre mi pluma y tu cuerpo Manos que libran una cruenta batalla piadosa Oídos que susurran un silencio interrumpido Roce que prende este incendio voraz Entre espacios y formas de tanto en tanto Nuestras almas en tormentas perfectas con mares enardecidos Roce que acelera el dantesco incendio de esta pasión Oídos que susurran un…

El Eros de Fibonacci


Uno no es ninguno, pero dos es mejor sobre el velador, aunque tres al final no es tan placentero, con cinco, eso si que es un jardín de las delicias, pero ocho es multitud, todo un tremendo gang bang, y al final con trece es mucho mejor ponerse a cobrar entrada.

Mesura, el soneto


Mesura apágame esta calentura, oh prudencia contén mis ganas todas, no más pensamientos así, no jodas, no más este vicio de la aventura. Te pido a Vos un poco de mesura, no Te olvides aún de todas mis odas, mi poesía resiste todas las modas, así que no me des más travesura. ¡Eso!, disciplina es…

El saludo a la bandera era un sueño :´(


Esta es la historia de un amigo de un amigo… Yo estaba ahí, desnudo, en posición firm!, cuando entró a la habitación mi mujer muy condescendiente junto a Yuri pelirroja y Sharon Stone. Naturalmente me puse muy incómodo, pero rápidamente, luego del saludo de mi mujer, Yuri se montó sobre mí y empezamos a conversar…

El cenobita ilustrado


La monja ninfómana consiguió una cruz de negra de Lemarchand, con la clara intención de consumar su herejía. La herética de los paroximos y sus giros, terminó por abrir el oscuro portal y Mini Pinhead ingresó. Al fin maldito demonio, ven a tu trono y ejerce tu despótico reinado. Frente a las piernas abiertas de…

Oh my god! Se trasluce


Bamboleo, bamboleo, taconeo, taconeo, péndulo de mi deseo. Rítmicas caderas que enloquecen primaveras en noches enteras. Sinuosa sombra que me asombra, si mi sangre te nombra. Y crece y crece, todo se estremece, hasta cuando te bese. Amén!

El Burlador del Tiempo


Un viajero del tiempo, viajero del tiempo es lo que soy, burlador del tiempo es lo que soy. Viajo entre recuerdos encapsulados en microtúbulos, soy un viajero burlador neuronal. Burlo el olvido, burlo sus olvidos, burlos sus deseos ya gastados pero revividos como si fueran hoy, ahora. Burlador de recuerdos, éxtasis de humedales momentos del…

Oh, perversa poesía


Los poetas no muertos Traducen los groseros y a veces soeces murmullos de las musas héterosensuales faltas de afectos corporales En melifluas palabras de nuevos afectos y salamerías variopintas Cuyo real y esplendoroso propósito no es afectoreproductor sino el perverso silencio que luego le sigue en teléfonos y nombres olvidados.

Esos labios carnosos


Recuerdo el Nirvana, por su esplendor O sería el Valhalla? Por las guerras sin fin. También podría ser el sabor de tus besos. Zen, debo volver a ser uno en tí. Esperanza de un nuevo amanecer entre tus labios, en una cálida caricia al despertar.

Hagámos el gran Ouróboros


Amemonos sin fin. De inicio a fin, una y otra vez y sin parar. Seamos uno, con dos corazones que laten al unísono. Tengamos una experiencia humana por dos espíritus libres y enamorados con pasión divina, como religión de vida. Ouróboros, la serpiente, ya muerde tu cola otra vez.