Amantis religiosa


Ocurrió en otro convento, de esos con pasadizos secretos que llevan hasta criptas con huesos de nonatos… El Prior enfermó de gravedad y ese era el único lugar que le podía curar, por su clima cordillerano y seco… Una tarde sin hacer nada más que ver pasar los algodones del cielo, la vio recogiendo camelias.…

Un pequeño problema


Ella tenía un pequeño problema, le explotaba la cabeza, se le incendiaban los ovarios y sus pezones se convertían en armas mortales. Ella no tomaba rehenes, simplemente arrasaba con todos. Intentó una cura, muchas veces lo intentó, pero esa tarde en la playa nudista entendió que no tenía cura, nunca la tendría. Así que se…

Ley General de la Atracción Universal de la Piel


Allí, donde se encuentra un pedacito de piel que late, unas manos invisibles de unos ojos ávidos de amor, inician un recorrido desconocido sobre tan preciado mandil. Aventuras imaginarias por esos territorios prohibidos a la luz, terminan por enloquecer al maniquí que tanto ve y no puede tocar, ni oler, ni besar. Así es como…

Dickens inside


Con Dickens adentro Cada uno de nosotros Con Dickens adentro. Aquí viene la mujer Con la mirada en sus ojos Vestida en cueros Con carne en su mente. Con Dickens adentro Saco mis cadenas Con Dickens adentro. Por ella y por Dickens Algo debo hacer Con esta apodyopsis.

Oceáno de bragas


La brisa del cálido oceano embriagaba mis sentidos, era alucinante, energizante y salobre de forma inusual. Los rayos del sol, inmisericorde, se prismatizaban por cada gránulo de sal que se estacionaba en mi piel, para luego desaparecer entre tanta humedad. Se hacía difícil nadar, todo apuntaba al hundimiento inevitable, donde la más absoluta oscuridad se…

Apología del Sátiro


Es lo que soy, una cinta sin fin, sin descanso, con suerte una pausa, tal vez dos, pero no más. Buen hijo, hijo de Baco, y cítaras acompañadas de flautas silvestres y naturales, buen servidas de uvas exprimidas meses atrás. Amigazo de las ninfas, musas, sirenas y sílfides, sobre nubes, olas, arenas u hojas. Soy…

Adiós primera capa


Quiero que irrumpas sin underwears por mis iris, y que en mis pestañas se enrede todo ese nylon que te sobra. Quiero que mi olfato recuerde tu primera vez y que mi sombra enloquezca otra vez. El café lo quieres con crema o leche? Eso lo decides tú.

Otra noche más en el cementerio


El marfil de tus osamentas, que ilumina todo, como claro de Luna en mis noches más oscuras; fulgor que lo es todo en eclipses cotidianos. Grito de silencio desesperado, que exhala de tus mudas cavidades. No más lápidas separadas y volvamos el polvo al polvo.

El Pincheira


Ahí estaba él, un verano más pavonéandose con su sunga que parecía que en cualquier momento… Él se reía de las miradas indiscretas, de todas esas incrédulas, pues sabía perfectamente que no necesitaba Viagra, sino Vudú. Carpe díem.

Clic


Tu pose, tu luz y tus sombras. Tu roce, tu paz y tus pompas. Esa foto, esa mirada y mis ojos. Pose, de tu universo cóncavo a mi convexidad. Ese iris artificial que te ilumina y me secuestra, es la causa de las causas corazón.

El felpudo triangular


Así como la candela atrae a las polillas, así me atraes tú. Así como la Luna es a las mareas y el viento a las olas, eso que tienes tú es a mí loca pasión. Y por último, te debo confesar que la entrada a tu jardín es el paraíso de mi perdición donde mi…

El guatero chino


La señora Juanita, una friolenta empedernida, leyó un artículo en el diario que decía que se arrendaba “guatero chino” por 5 lucas la noche, con la garantía de calentar toda la noche, así que sin dudarlo pasó su tarjeta de crédito y lo arrendó por una noche para probar. A las 21:00 llegó a la…

Sueño Interruptus


Tus delirios son, son como mayonesa, cuyo bálsamo da sabor a mis días. Tus pestañas son, son de fresa y sus caricias de terciopelo, que ponen celosas a las mariposas. Tus entrañas de fuego, oh sí, son el mágico crisol de mis sueños.

Mujer imaginaria


Tú, mujer imaginaria, haz hecho de mi vida real una vida compleja, con tus besos imaginarios bien acompañados de caricias imaginarias en una cama en solitario. Mujer imaginaria, qué pretendes de mis complejos? No te basta sólo sucubizarme de forma imaginaria? Tus orgasmos imaginarios que no tienen fin, tampoco tienen piedad de mi. Cada día…

Criadillas a la leche


Bueno… Fue demasiado intenso, hizo tanto calor que ella lo recordaría por siempre. No fue el mayor amor de su vida, pero ella lo reviviría por siempre, y alguna vez, algún aroma, le traería de vuelta de ese verano antiguo. El resto de las veces era ella la que viajaba en noches de tormenta a…