Venero a la Diosa


Sí, Venero a la Diosa Pirata. Ella, la de pechos al descubierto, pechos firmes! Ella, la de ombligo desnudo, siempre dispuesto para un buen ron! Ella, la de pantalones anchos, pero sin pantaletas, una prenda menos que lavar. Ella, la de un sable pasivo, pero un mosquete activo. La Diosa del Tricornio y botas stiletto,…

José Miguel y Bernardo


No sabían que entraban y salían por la misma ventana. Hasta aquel triste día en que ella le dijo a uno que se fuera porque sí. Él caballero al salir por la ventana se encontró con las manos de otro que venía entrando con más ganas. Se armó una de las grandes, pero ambos se…

Sexy


Tu vientre de mujer es tan sexy sin preservantes ni aditivos, no hace falta crema, ni ketchup, ni mayonesa, Tu vientre de mujer es perfecto como es, es cuna, es paraíso en la cama, es música en movimiento, es nuestra danza preferida. Tu vientre de mujer entre mis besos, es el momento de momentos, es…

Barparaíso


Eres un barco gris de múltiples olores Tu Barparaíso cuento principal Tus mujerezuelas beben margaritas Todas ellas arrancadas de tu bar Ten presente mis oraciones Que ya no aguanto esta agonía Entre senos de media noche Y alfombras de girasol

Solneto


Oh epifanía mía así arcoíris prohibido, mujeres con no sé yo no sé qué, féminas de los rayos sin porqué, nos dejan todo mudo cohibido. Crucificando pasión y latido, imposibilitando todo arranque, todo saltimbanqui del apumanque, convirtiéndonos así en forajido. ¿Quién será mi perdido señorío? Entre los vericuetos de tu piel, mar clariceleste y voraz…

El ufido de la noche


Ufff, ese despertar de los sentidos Ufff, ese silencio interrumpido Ufff, esas manos que caen hacia el lado para renacer con nuevos bríos Ufff, esos olvidos interruptus que traen tantos nombres prohibos Ufeame otra vez, Tú.

Ardorosidad poética


Tus palabras son feromonas en su tinta que traspasan lo imaginario, curvandonos sobre nos. Lanzan fuegos de artificios, muy bien articulados y verbalizados de manera tan sensual y erótica como tu caminar con sólo el perfume aquel. Oh tus epístolas! Tu puntuación perfecta y descalza. Tus rimas unitarias, ternarias y septenarias, encienden mi estrella flamígera.…

Qué sexy eres


Quedo desnudo frente a tus ecuaciones, tus algoritmos me enloquecen, tu lógica NSFW me somete a tus razones y proporciones. Toda tu Tesis, Hipótesis y Síntesis, me transubstancia, me tergiversa, me enajena como ninguna otrosidad heteromenstrual puede. Eres Mi Verbo, te conjugo como quiero y tu me enseñas a conjugarte en tiempos imaginarios, transformando toda…

Oda a los besos


Esos besos, besos, besos. Respiro besos, desayuno besos, también los bostezo, los acaricio, los enjuago, los salpico y los encargo. Los quiero a granel o por litros de kilos. Quiero los de tu piel en mis labios y tus labios en mi piel, que labios con labios son de los mejores, en el sur o…

Te tengo a tí


Con tu botón entre mis dedos y tu rosa entre mis labios, tienes los colores de mi corazón en tus manos. Atado a tus bucles y ahogado en tu ombligo prohibido, te tengo en el perfume del agua alquímica de mi alma en ebullición. Suélta tus cadenas, que lluevan sus eslabones al olvido y ven…

Oda a tus orgasmos


Adoro ver cómo caen los ángeles del cielo, cómo llueven sus plumas por tu éxtasis religioso que se ilumina por aquella luz divina entre tú y yo. Amo los paroxismos de tu tranverberalisación literal sobre el lienzo de mi piel cuyos bellos apuntan hacia tu cielo. Gozo tu ojos en esa mirada que se pierde…

Y las gaviotas?


Ayer volví a probar tu sal de mar oceánica. Qué lejos ha llevado el viento a tus gaviotas y su barullo! Tu aceite de coco y piel canela ya no brillan en las dunas del olvido. Pero tus perfumes, salvajes y australes, aún los palpo por el espejo retrovisor. Tiempos de arenas vitrificadas por el…

Carretera al paraíso


Voy a perderme en el frondoso bosque, a alucinar con sus perfumes primaverales, a hacer un alunizaje de aquellos épicos. Voy por la carretera rumbo al paraíso, cambiándome entre las pistas, zigzagueando en cada curva. Voy a perderme en el frondoso bosque, a deleitarme con sus húmedos recuerdos, voy a encontrarte a ti.

Cuídate de las musas


Cuídate de las musas que no musitan, que no murmuran, que no muerden. Cuídate de las musas que gimen en tus sueños, cuyos bucles aterciopelados huelen a mujer. Cuida a tus manos que por esas curvas y húmedos acantilados se pueden volver a perder. Cierra los ojos, tapa tus oídos, pon un perro en tu…